5 cosas que necesitas saber antes de encargar tus gafas nuevas

1.- Publicidad engañosa

Nadie regala nada. Sí, ya sé que en tu cumpleaños siempre te caen unos cuantos regalos pero yo cuando digo «nadie» me refiero a ninguna empresa. Todas ellas nacen con el legítimo propósito de ganar dinero, no de hacer feliz a la gente con regalos. Así que cuando escuchéis: «seguna gafa gratis» lo que debéis pensar es que de esa óptica nos os llevaréis una gafa sino dos y que de una manera u otra las acabarás pagando, las dos. Podéis creerme. Por cierto, no acepto las gafas Pull&Bear y/o Antonio Banderas como gafa «de marca» por mucho que lo diga la tele, lo siento. Y de Mo prefiero no decir ni Mu.

2.- No vas a comprar sólo unas gafas

Tu dinero también está comprando un servicio asociado al producto. Es decir, no solamente debéis preocuparos por el precio, también os interesa saber qué pasa si algo sale mal, si no veo bien, si se me rompe la montura, etc… Garantías, nadie pregunta por ellas hasta que escuchan el temible sonido de sus gafas nuevas contra el duro asfalto.

3.- ¿ Quién me va a graduar ?

Debéis saber que sólo hay dos tipos de profesionales capacitados para prescribir una graduación; el óptico-optometrista (habitante natural de las ópticas) y el oftalmólogo (habitante natural de hospitales y consultas, médico de carrera). Es razonable pensar que el oftalmólogo es más fiable ya que su formación suele ser más amplia. De esto último no cabe ninguna duda pero también es cierto que su área de actuación es mucho mayor, Si tenéis menos de 8 años o existe una patología ocular o sospecha de ella sin duda el oftalmólogo es el profesional apropiado. Pero si no es éste el caso yo os recomiendo que os graduéis donde vayáis a comprar las gafas. El motivo es simple. Si algo sale mal, no habrá ninguna duda, el responsable es el óptico y será él quien tenga que solucionar el asunto. La graduación es suya y los lentes también. Por cierto, si un oftalmólogo os dirige a una óptica en particular, echaos a temblar. Esta práctica es ilegal y generalmente sucia.

4.- Las gafas no son sólo para ver

La tecnología en el campo de las lentes oftálmicas ha avanzado increíblemente en los últimos años. Tus gafas pueden hacer muchas más cosas por ti además de ayudarte a enfocar. Hoy en día existen lentes capaces de reducir la fatiga visual provocada por el exceso de trabajo en distancia próxima, o de protegerte contra el exceso de radicación UV  o del exceso de luz azul proviniente de las pantallas. Y así una buena cantidad de posibilidades que en tu óptica te contarán de una manera más o menos comprensible.

5.- La montura es tan importante como los lentes

No estoy hablando sólo de la estética de las gafas. A menudo vienen amigos a la óptica diciendo » La montura me da igual, ya no tengo que ligar «. Es un error, la montura debe ser adecuada para la anatomía facial de cada persona, de lo contrario no soportaréis mucho tiempo esas gafas, no importa cuánto hayáis invertido en unos lentes de calidad.

comprar gafas, consejos, gafas nuevas, reserva tus gafas

Lunes a Viernes 10:00-14:00 y 17:00-20:00h
Sábados 11:00-14:00h

Calle Gonzalo de Córdoba 20. 28010 Madrid.

© Manolito Gafitas.