CROMOTEC. El camuflaje ideal para miopías altas

CROMOTEC. El camuflaje ideal para miopías altas

¿Habéis oído hablar de Cromotec?

Los que no tenemos graduaciones elevadas difícilmente podemos entender el problema que supone cargar con 10,12,15… dioptrías en las gafas durante muchos años. No es habitual ya encontrarse con graduaciones tan altas pero cuando ocurre supone un reto por varios motivos.

Los objetivos a cumplir cuando hacemos unas gafas nuevas son siempre tres:

  • Calidad de visión: Siempre hay que lograr que las gafas proporcionen la máxima agudeza visual alcanzable por cada usuario.
  • Confort: Para ello hay que tener en cuenta parámetros como el peso, la geometría de las lentes, la calidad de los materiales, etcétera.
  • Estética: Las gafas son un complemento importantísimo por el mero hecho de situarse en el centro de la cara, que es el punto al que mirará siempre nuestro interlocutor.

 

Si bien puede parecer que el primer objetivo es mucho más importante que los otros dos la experiencia dice que si cualquiera de ellas falla las gafas serán un fiasco total. Hoy nos vamos a centrar en el tercer punto, la estética y específicamente la estética de las gafas con miopías y/o astigmatismos altos y lo hacemos a propósito de un caso reciente.

Ya diponemos de lentes superreducidas que nos permiten hacer gafas con altas graudaciones con espesores bastante razonables. Además, la moda de las gafas de pasta juega a favor ya que este tipo de monturas ocultan bastante bien el espesor del borde que, en el caso de la miopía, es la parte más gruesa de la lente. No obstante hay algo que delata la cantidad de dioptrias. Me refiero a los aros que se forman en los laterales de las lentes cuando se miran con cierto ángulo. Este efecto se produce por la reflexión de la luz en el borde de la lente que queda por fuera de la montura y suele ser lo que delata la graduación.

Este problema tiene fácil solución desde mi punto de vista, infrautilizada. Se llama “ CROMOTEC “ y consiste nada más y nada menos que en pintar el bode de la lente del mismo color que la montura que las va a soportar. De esta forma se impide que la luz pase por el borde libre y empieze ese juego de reflexiones que tratamos de evitar. El tratamiento es totalmente reversible y si hay tan pocos usuarios que optan por él sin duda se debe a que los profesionales lo explicamos mal.

Otros consejos para vosotros, los que convivís con altas miopías son: elegir monturas lo más pequeñas posibles y de líneas suaves, no muy angulosas; en cuanto a las lentes, elegir el índice de reducción adecuado. Siempre puedes pedir un cálculo de espesores previo con distintas opciones de lentes antes de encargar tus gafas.

En definitiva las herramientas son muchas y muy buenas. Nuestro reto es pornerlas a vuestra disposición de la manera más clara y honesta posible.